Uno de nuestros productos que no puede faltar en ninguna cocina es sin duda el limón. Se trata de un cítrico con mil y un usos que consumimos durante todo el año y que además es muy beneficioso para nuestra salud.

Hoy desde Glamour Fresh queremos darte algunos trucos de cocina que tienes que probar si quieres aprovechar al máximo tus limones, tanto su zumo como su piel. ¡Sigue leyendo!

1. Saca más zumo a los limones

Uno de los mejores trucos para sacar el máximo zumo a los limones es templarlos previamente dándoles un poco de calor. Podemos hacer esto frotándolos con las manos, presionándolos sobre la mesa y haciéndolos rodar o incluso poniéndolos unos segundos al microondas. Esta fricción hará que se rompan las vesículas que contienen el zumo y que salga con más facilidad.

Además, también debemos prestar atención al corte que hagamos para extraerlo, ya que los cítricos son más productivos si se cortan en vertical y no en horizontal como es habitual.

2. Congela la piel de limones exprimidos

La piel del limón también nos puede ser de utilidad para muchas recetas, ya que son muchas y muy variadas las formas de añadir toques cítricos en nuestros dulces, salsas, guisos… Por eso, es bueno saber que podemos congelar la piel del limón si no queremos consumirla de inmediato, y así siempre la tendremos lista para añadir a nuestras elaboraciones.

Antes de congelar, es importante no rallar la piel puesto que perderíamos gran parte de su aroma y sabor. Lo mejor es conservarla entera o en trozos grandes y, sobre todo, bien limpia. La meteremos en una bolsa o recipiente hermético y podremos descongelarla cuando la necesitemos.

3. Congela el limón en rodajas

Ya hemos hablado de su piel pero, ¿y qué pasa con el propio limón? Congelar limones en rodajas también es un buen truco para evitar que estos se estropeen cuando tenemos muchos o nos sobre alguna parte de ellos. También es un buen recurso si queremos tener siempre a mano limón fresco para usar en bebidas o recetas como asados o guisos.

Limpiamos bien los limones, los cortamos en rodajas, secamos un poco cada rodaja con un papel absorbente y los colocamos extendidos en una bandeja cubierta de papel vegetal o una rejilla. Así los introducimos al congelador y una vez congelados podemos guardarlos. enuna bolsa o táper de los que ir sacándo las rodajas fácilmente.

4. Aprovecha los limones secos

Si te ha pasado que has encontrado en tu nevera o frutero un limón que se ha quedado seco, este consejo es para ti. La próxima vez, no lo tires, porque aunque ese cítrico se haya quedado sin jugo, siempre podemos aprovechar su piel.

La forma más fácil de hacer esto es rallarlo lo más fino posible y usarlo como aromatizante para nuestros bizcochos, salsas, rebozados, macedonias… o incluso para hacer sal o azúcar con aroma a limón.

5. Evita que se seque un limón empezado

Hay ocasiones en las que solo necesitamos usar una rodaja de limón para nuestra elaboración y después nos quedamos con ese limón empezado que empezará a secarse y deteriorarse mientras esperamos a gastar del todo. Sin embargo, podemos alargar su vida con un sencillo truco.

Solo necesitaremos un palillo, lo cual parece mucho más rentable y sostenible que comprar accesorios para tapar nuestra fruta o envolverlo con papel plástico o de aluminio. El truco consiste en cubrir el corte de nuestro limón con la tapa propia de la misma fruta. Para ello, solo tenemos que cortar la rodajita del extremo que necesitaremos para que cubra toda la parte de la pulpa del limón que nos sobra y unirlas usando un palillo. Así, conseguiremos que se mantenga fresca mucho más tiempo.

En Glamour Fresh siempre queremos daros lo mejor, por eso, solo te ofrecemos productos de calidad premium para que las disfrutes con todo su sabor. Si quieres saber más, síguenos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí.